Exposición, comentarios y reseñas en prensa sobre el Artista José Vento en Valladolid, En infoenpunto 2011/07

Exposición, comentarios y reseñas en prensa sobre el Artista José Vento en Valladolid, En infoenpunto 2011/07

El ser humano, tema recurrente de José Vento en el Palacio de Pimentel – Infopunto

Texto extraido de la página:

El ser humano, tema recurrente de José Vento en el Palacio de Pimentel

La exposición del valenciano José Vento en el Palacio de Pimentel se titula “Un acercamiento a lo humano”. Y es que su discurso ha estado y sigue estando marcado por el humano: su esencia, sus vivencias, sus grandezas y miserias. Así, su trabajo marca la figura física y también ese lado oculto que se transparenta en cada paso: vanidad de vanidades, sentido de trascendencia, proyectos que se culminan o tropiezos en el camino. Como señala Vento, “son estados anímicos, sensaciones, emociones, sentimientos, percepciones… en soledad o compartidos”.

José Vento (1925), pintor, escultor y grabador se inicia en la Escuela de Artes y Oficios de Valencia de donde pasó a la Superior de San Carlos. En 1944 amplia estudios en la Escuela de la Academia de San Fernando, en Madrid, y poco después, en 1945, obtiene la Medalla de Oro en la Exposición de Arte Universitario, arranque que le lleva a obtener una Beca de paisaje para El Paular, Segovia, en 1947. Su primera muestra individual se celebró en Valencia el año 1949, y posteriormente presenta su obra en Madrid y en Barcelona cuando su trabajo era reconocido. En 1954 el Ministerio de Asuntos Exteriores pensionó a José Vento en la Academia de España de Roma.

Pintor inscrito en la figuración, donde pronto se distinguió por sus colores claros y temas intimistas; pinturas trazada con una estructura geométrica de concepción abierta; y esculturas en las que la armonía y el equilibrio, sin elementos prescindibles, buscan la esencia a través del volumen. José Vento ha dedicado muchos años de su carrera a la docencia; ha estudiado las posibilidades de la cerámica y del arte de grabar; pinta, construye esculturas con la intención de que en cada obra quede reflejado, de muchas maneras, el latido humano. De ahí “Un acercamiento a lo humano” en el Palacio de Pimentel, de Valladolid, hasta el 31 de julio.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *